Nutrición Consciente en Cartesiano y la Cocina Consciente de Esmeralda Brinn

Apasionada por el conocimiento de la comida en diferentes culturas, la chef Esmeralda Brinn siempre se ha inspirado en la creencia profunda de que las personas se conectan a través de algo tan básico como sentarse alrededor del fuego, cocinar comida y contar historias. Como terapeuta somática, integra la curación, la educación y la conexión en su arte culinario.

Esmeralda Brinn nació en San Miguel de Allende, Guanajuato, de padre alemán y madre mexicana. Una gran parte de su vida se vio influenciada por el amor a la naturaleza, algo que su padre cultivó, y por el ambiente que se respiraba en el restaurante de su madre durante su infancia.

El amor por los viajes y la investigación, no sólo en torno a las tradiciones culinarias de todo el mundo, sino por las diferentes filosofías culturales de cómo la gente ha fomentado el arte de cocinar y nutrirse, inspiró aún más su travesía culinaria. Estas experiencias la llevaron a explorar la relación que tenemos con la tierra, la forma en que cosechamos nuestros alimentos, y como estas relaciones impactan en nuestro bienestar.

Actualmente, la chef Brinn es conocida en México por haber desarrollado un estilo único que combina un intrincado conocimiento de la cadena de suministro de la agricultura regenerativa, las fuentes de alimentos orgánicos y las paletas de ingredientes endémicos y locales deliciosamente orquestadas, lo que culmina en una experiencia verdaderamente auténtica de la granja a la mesa con viñetas gastronómicas deliciosas que no sólo son nutritivas y curativas, sino también buenas para el alma.

Su trabajo culinario es una cornucopia de un amplio menú de temporada que siempre incluye bebidas funcionales y probióticas, shots para mejorar el sistema inmunológico y productos recién horneados, elaborados diariamente con masas fermentadas de la casa, un tributo al arte de hornear pan que forma parte de su herencia alemana.

Su Cocina Consciente no es sólo un deleite para los sentidos, sino una verdadera aventura, ya que invita a los comensales a unirse a ella en expediciones a las granjas locales, e incluso a experimentar excursiones a los prados llenos de flores silvestres, para visitar los lugares donde se elaboran variedades únicas de miel o los desiertos donde las mismas abejas, en diferentes épocas del año, elaboran una variedad muy particular de este producto procedente de los árboles de mezquite.

La chef Esmeralda invita a la gente a valorar y “tomar conciencia” del arte colectivo de crear experiencias gastronómicas sensoriales transformadoras, y a conectar con la idea de que nuestra biología está programada para formar parte del ecosistema de la Tierra, y no para separarse de él. Al experimentar de primera mano la gran abundancia a la que tenemos acceso los seres humanos, empezamos a aprender a vivir en armonía y, al vivir en armonía, creamos la base para que la comida sea nuestra mejor medicina y, en última instancia, nos damos cuenta de que donde hay vida, hay comida.

“I know now that music is not about fingers or bows or strings, but rather a connective vibration flowing through all human beings, like a heartbeat.”

Rosamund Stone Zander